· Reducir significativamente las conductas agresivas ayudando a las personas afectadas a construir una identidad fuera de la violencia y la agresividad.

· Reducir la conflictividad familiar, recuperar el clima familiar donde se restablezca el orden, las jerarquías y el control de las emociones y de los impulsos.

· Aumentar la capacidad de control de la rabia y la impulsividad

· Activar la conciencia de las consecuencias negativas de las conductas de riesgo, Mejorar las habilidades sociales, de relación y de comunicación; Conseguir una correcta rehabilitación e inclusión sociolaboral que permita a la persona recuperar un funcionamiento adaptado en los ámbitos relacional, laboral y académico.