La Terapia familiar es una intervención terapéutica orientada a mejorar el funcionamiento de las relaciones entre los miembros de la familia.

Con este abordaje se persigue comprender y abordar las dinámicas relacionales de la familia y aquellas surgidas a partir de la aparición del trastorno con el objetivo de promover cambios que proporcionen equilibrio a la estructura familiar y contribuyan positivamente a la recuperación del paciente.

Desde nuestra experiencia, la comprensión de cómo la familia se organiza en torno al trastorno es clave para diseñar soluciones adecuadas para la curación de la persona. A menudo, existen familias donde el trastorno ha promovido el establecimiento de reglas, roles y una organización familiar específica y es el propio trastorno el que mantiene la función de equilibrar las relaciones, aportando ganancias o utilidades al sistema familiar.

Este tipo de intervención está indicado para familias en las cuales se han detectado ciertos desequilibrios en su estructura, aquellas que demuestran dificultades para dejar crecer y/o dar autonomía a sus hijos o parejas, familias que tienen dificultades comunicativas o con el manejo conductual, muchas de estas, con estructuras relacionales deterioradas por la larga convivencia con el trastorno en el seno familiar.